Facebook Pixel Code

2º Congreso Argentino de Coaching

2º Congreso Argentino de Coaching


Por segundo año consecutivo, los días 14 y 15 de junio se celebró en Buenos Aires el 2º  Congreso Argentino de Coaching, con el slogan: “Hacia los Acuerdos Fundamentales”.

Los números nuevamente acompañaron, afianzándolo como el evento de coaching de habla hispana más importante del mundo. Hubo más de 400 coaches y estudiantes de coaching, 102 directivos de empresas, disertaron más de 30 coaches de países como Argentina, Chile, España, Venezuela, México, EEUU, Colombia, se presentaron 12 nuevos trabajos de investigación y campo, hubo 9 talleres de práctica profesional, y una muestra comercial con 20 stand relacionados con productos y servicios para coaches. El congreso fue patrocinado por 21 instituciones formadoras de coaches, tanto consultoras internacionales, nacionales, institutos terciarios y universidades.

La idea y organización del congreso ha sido de su presidente, Fernando Sáenz Ford, quien es coach profesional desde hace 8 años. En la inauguración del congreso dejo en claro cual es el espíritu desde donde concibió el congreso: “El congreso argentino de coaching, es sobre todo un espacio para que nos transformemos en la convivencia. (…) La idea es poder vernos, y en ese vernos legitimarnos. (…) La palabra ‘amor’ puede dividirse en dos: a-mor, que quiere decir sin muerte, es decir ‘no estoy matando nada de vos’, … ni lo que me gusta, ni lo que no me gusta. Porque no matar (o aceptar) lo que me gusta del otro es sencillo. Pero no matar (o aceptar) lo que no me gusta del otro, es complejo. Propongo esa visión del amor, como un espacio muy interesante para que caminemos los coaches como colegas, aceptando que hay distintas prácticas, formas y expresiones de llevar adelante esta profesión, que aún está en pañales”.

También participaron del panel inaugural, Teresa Genesin, representante del comité académico, y Rodolfo Laduz, presidente de la Asociación Argentina de Profesionales del Coaching (AAPC), institución patrocinadora del congreso. Seguidamente Fernando Sáenz Ford, lideró un proceso reflexivo con los participantes, centrado en “qué conservar y cambiar en la comunidad de coaches”. En este espacio Sáenz Ford también presentó un video, donde se lo ve conversando con Jim Selman, sobre los “acuerdos fundamentales” que los coaches podrán abordar. Este proceso continuó el segundo día facilitado por Marcelo Krynski y José Luís Maidana, donde invitaron a los coaches a generar compromisos grupales por regiones.

El congreso se desarrolló durante dos jornadas que comenzaban a las 8 de la mañana, con la presencia de Ariel Goldvarg, quien ofició de Moderador General, hasta entrada la noche a las 21 h. Los momentos más esperados por los participantes fueron el cierre de cada jornada a cargo de los invitados especiales Jim Selman y Rafael Echeverría. En sus ponencias hubo un punto de contacto que inspira a la reflexión. Ambos coincidieron que lo substancial de coaching no es el Coaching en sí, sino la teoría o discurso que sostiene a la práctica del coaching.
Jim Selman, pionero mundial del coaching, en 45 minutos presentó un resumen de su mirada sobre el Coaching recogida en 30 años de experiencia. Estas son algunas de sus expresiones:
Para cualquiera que trabaja con el coaching, les diría que tiene que tener un contexto o una teoría más grande detrás de su coaching, o simplemente van a encontrar alguna otra técnica de gerenciamiento. (…) ¿Cuál es el problema para el cual el coaching es la solución? 1) El coaching es el paradigma, una de las maneras de pensar, de cómo se pueden producir resultados cuando no se puede confiar en las predicciones. 2) El coaching es la solución para poderme responder como puedo lograr algo, que no puedo lograr por mí mismo. 3) El coaching es una promesa de darle poder a la gente para implementar aquello a lo cual están comprometidos. 4) El coaching tiene la capacidad de poder recuperar el espíritu humano. Es despertarse al hecho, de que no somos objetos.

Rafael Echeverría, escritor de 7 libros referidos a ontología del Lenguaje, filosofía y coaching, creador junto a Julio Olalla del coaching Ontológico, dijo: “Lo más importante de lo que hacemos no es exactamente el coaching, sino algo a partir de lo cual el tipo de coaching que hacemos nace. Y que solamente con centrarnos en lo que es la práctica del coaching, es insuficiente, resta poder. Por que lo que la práctica expresa son cosas que originalmente se elaboran en un espacio distinto”.
“A partir de la noción de paradigma yo inicio en el año 84 una reflexión, y me digo así como se postula que el conocimiento está conformado por múltiples paradigmas, muy distintos, ¿o habrá acaso un paradigma de base, no habrá acaso un paradigma central que los alimente a todos? (…) Los seres humanos en occidente llevamos 25 siglos bajo la influencia, diferente, de un importante paradigma de base que es el programa metafísico”.
“Estamos todavía cautivos en el programa metafísico. El coaching ontológico, es un trabajo que yo diría a un nivel muy profundo, (…) se dirige en forma fundamental a remover en el coachee su sustrato metafísico que lo aprisiona y lo cautiva. Estamos en la interacción de coaching en una lucha pequeña pero persistente en descubrir los resabios metafísicos que nos producen tanto sufrimiento, tanta insatisfacción, tanta dificultad, tanta ceguera”.

Este año el congreso argentino, sumó a su estructura una serie de talleres con varias alternativas. Se organizaron tres tandas de talleres. En la primera tanda el experimentado coach español, Juan Vera, se centró en la “Coaching Organizacional”. Guido Samelnik con un estilo distendido y agradable ofreció un espacio llamado “Coaching Integral del Ser”. Completó la primera tanda, la famosa actriz argentina, Carolina Papaleo, quien realizó un taller llamado “Coaching y Emociones”. La segunda tanda tuvo a Oscar Kucan, presentando en profundidad “El propósito de Ser Coach”, a la cordobesa Alicia Agüero con “Coaching Organizacional”, y a Olga Suárez con “El desarrollo del algo más”, invitando a experimentar el dominio más allá del cuerpo, emoción y lenguaje. La última tanda tuvo un dinámico taller a cargo de Olga Oviedo llamado “Recursos Teatrales para el Coach”. Graciela Tufani y Liliana Zamora ofrecieron un taller de “Coaching Organizacional” desde una mirada sistémica, y finalmente el chileno Eduardo Walter, propuso un reflexivo taller sobre “El aporte del coaching a la pobreza”.

Hubo un panel destinado a “Coaching y Psicoterapia”, compuesto por profesionales que están ligados a estas dos prácticas. El panel duró una hora y media, y tuvo que ser interrumpido por la moderadora, Lic. Ingrid G. Rivera Bernadorff, para poder cumplir con los tiempos de otros paneles, debido a que se abrió un apasionado dialogo entre los panelistas y el público. La Lic. Rivera inauguró el panel diciendo: “Cuando la psicología se empezó a formar como ciencia, se quería separar de la filosofía. Por ahí está pasando que (los coaches) queremos independizarnos, separándonos bien de la psicología para mostrar que el coaching es otra cosa. ¿Pero al fin y al cabo que somos?, y ahí estamos en ese proceso. ¿De qué hablamos cuando hablamos de semejanzas y diferencias? ¿De la manera de ver al ser humano, o hablamos de semejanzas y diferencias en la manera de la práctica profesional que se deriva (de la mirada)? Podemos decir que en algunos casos hay similitudes en la ‘mirada’, y no en lo otro (la práctica)”. Seguidamente el Lic. Marco Leone, psicólogo y coach organizacional profesional, entre otras cosas dijo: “Yo creo que tenemos que poder ser respetuosos con distintas miradas ¿Para que? Para reconocer que partimos de lugares distintos, que en las teorías tenemos puntos de contacto, pero también tenemos que reconocer que en la forma de la práctica, cada ser humano va a armar su estilo de lo que es ser un coach y de lo que es ser un terapeuta. Y no sé si podemos armar un consenso para decir: esto es un psicólogo y esto es un coach. Si creo que podríamos compartir ciertos puntos para poder ver en que vamos a fundar los juicios que hagamos sobre cada práctica”. La Lic. Silvia Lerner, también psicóloga y coach ontológica, agrego: “El coaching no es psicoterapia pero resulta terapéutico, como toda interacción que libera al sujeto del sufrimiento innecesario y le ayuda a aceptar e integrar el dolor inevitable. Es terapéutico porque se realiza en un marco que hace que el coachee se sienta escuchado. Lo cual es sanador en si mismo, y así lo alienta y sostiene a dar lo mejor de si. E indudablemente es terapéutico en lo psíquico”. Para finalizar el panel, Dora Fried Schnitman, Ph. D. in Psycology, incorpora algunos ingredientes para la discusión, diciendo por ejemplo: “El coaching aparece en un momento particular de la sistémica, y vamos a distinguir el constructivismo que dió base al coaching, en particular el constructivismo lingüístico, de otras corrientes que también trabajan con el lenguaje, que aparecieron después que se llaman construccionistas sociales, y trabajan más con el dialogo y la relación. La definición que yo doy de coaching es: Un coach es alguien que trabaja sobre el si mismo, como observador, y su gestión lingüística. El constructivismo tiene una base en la Biología del Conocimiento; y la biología del conocimiento, tiene una base el individuo. (…) El coaching trabaja sobre la conformación del observador como observador. Y esta fue una contribución muy importante. (…) Los coaches no trabajan con el dialogo, trabajan con la gestión del si mismo”.

Otro panel, fue el de “Asociaciones de Coaching”. Fue moderado por la pionera del coaching en Latinoamérica: Lic. Elena Espinal, quien marcó que las asociaciones deben tener un rol activo en la definición de lo que hace un coach: “Cualquier cosa que intervenga como conversación entre dos personas, hoy recibe el nombre de coaching. En consecuencia, esta generalización en el termino, va a exigir que rápidamente, las asociaciones de coaching y los coaches del mundo, tengan que definir cual es su trabajo”. Los panelistas fueron Raúl Pacheco, presidente de la Federación Internacional de Coaching (ICF) capitulo de Chile, y Rodolfo Laduz, presidente de la Asociación Argentina de Profesionales de Coaching (AAPC). La carismática ponencia de Pacheco, giró en torno a su visión del rol del coach en comunidad. Laduz con un tono más suave pero firme, fue más pragmático, reportando los importantes resultados de la AAPC. En la conversación con el público, se pudo ver dos posturas: Laduz dijo “Hay una experiencia muy interesante del coaching en Argentina, (…) pienso que desde acá puede emerger una forma de hacer coaching muy latinoamericana, y creo que desde acá se puede brindar un nuevo eje al mundo. (…) Hay para reflotar raíces latinoamericanas muy nuestras, muy de la gente linda de nuestro interior del país”. Mientras que Pacheco hizo hincapié en lo importante de contar con el soporte de una institución más grande con experiencia y con estándares internacionales.

Tanto el panel de formaciones de coaches, como el taller abierto a la comunidad, fueron símbolos de encuentro. Diferentes directores de instituciones, consultoras y Postgrados universitarios, quienes compiten en el mercado interno y externo de la formación de coaches, se mostraron juntos y coordinando acciones para brindarles valor a los participantes del congreso. El taller abierto estuvo a cargo de los formadores de coaches Marcelo Krynski de CrearContextos, Lidia Muradep de la Escuela Argentina de PNL y Coaching, y Daniel Rosales de la Escuela Latinoamérica de Coaching.
Krynski contribuyó diciendo: “Lo que yo creo es que las dificultades que estamos teniendo ya no son sólo unas crisis políticas y económicas, estamos teniendo dificultades para convivir. Y ahí yo creo que los coaches estamos llamados a ocupar un territorio, de desafiar estos modos, tal vez históricos, de percibir”. Muradep aclaró: “El coach es una nueva figura que emerge en el mundo de hoy como agente de transformación. (…) Se dice que el ser humano es el único ser vivo, que se cuenta historias… y encima se las cree”. Rosales finalizó con un mensaje a los coaches: “Cuando el coach no ve al otro como posibilidad, les dijo humildemente… declárense incompetentes. No traten de hacer nada, ni de manipular con el otro. (…) Generalmente sólo vamos a trabajar en una conversación de ego, que va querer buscar cuán ayudador soy yo. Relaciónense con las personas desde la posibilidad, y van a hacer una gran diferencia”.

El panel de formadores fue moderado por una de las primeras coaches ontológicas argentinas, María Sofía García Arbeletche. Este panel trató un tema controvertido: la matriculación (colegiatura) de coaches. Algunos coaches creen que esto no es necesario, mientras que otros coaches creen que la construcción de en una verdadera profesión para el mundo, será cuando el coaching tenga matriculación. Otro inconveniente es que la matriculación estatal, puede ir en contra de los intereses privados de las propias instituciones formadoras, dado que la matriculación por parte del estado, demanda requisitos tales como horas de formación, instalaciones apropiadas, cantidad de profesores, contenidos y fundamentos, entre otros. Los panelistas fueron Alicia Pizarro – Director de Newfield Consulting, Ray Dalton – Director del Instituto de Capacitación Profesional (ICP), Jorge Campora – Director de Coaching Organizacional de la Universidad del Salvador (USAL), Graciela Rossi – Directora de Aprendizaje para el Cambio (APC). Pizarro dijo: “Tenemos la posibilidad de hacer algo definitivamente distinto por el mundo. Si eso significa hacer asociaciones… bienvenidas las asociaciones. Si eso significa hacer gremios que matriculen, bienvenidos”. Daltón comentó: “Si no habilitamos a todos los interlocutores, no sé como vamos a poder avanzar. No puede haber ciudadanos de segunda clase en la comunidad de coaching”. Campora ante una pregunta del público, contesto: “La autoridad formal de nuestra profesión, la matriculación en nuestra profesión, o el certificado en nuestra profesión, es un hito referencial. Desde mi visión la autoridad real la ganamos y la construimos cada uno de nuestros días, con cada uno de nuestro ejemplos”. Rossi declaró: “Creo importante estar nucleados y respaldados, en principio por alguien que nos avale por detrás, para que podamos cobijarnos. (…) Y si no somos responsables nosotros en este momento, ¿entonces quién?, y si no es ahora ¿cuándo? Yo los invito a todos… porque todos somos responsables”.

El segundo día hubo un espacio destinado al abordaje corporal del coaching, coordinado por Delia Chudnovsky (moderadora), Gustavo “Cone” Vera y Graciela Bermejo. Este fue el espacio de mayor interacción y entretenimiento, provocando una enorme energía en la sala. Chudnovsky priorizó la importancia del cuerpo: “Lo opuesto al amor es la indiferencia, y cuando nosotros no hacemos nada con nuestro cuerpo, salvo atenderlo cuando se enferma, nuestra actitud es de ignorancia”. El “Cone”, con el baile mostró los ejes corporales: “Según el tipo de preguntas que le hagamos al coachee, ustedes van a ir observando a donde tiene su respiración, y si ahí puedo intervenir, alinearnos a través de algún ejercicio”. Bermejo propuso ejercicios del estilo meditación, invitando a vivenciar la energía y diferentes posturas corporales: “Y en esta postura cada uno está sosteniendo una perfecta conexión con la tierra, con sus energías superiores y también con ese ser grande que habita en él… ¿Cómo será ir a una conversación de coaching, o cualquier otra en la vida, desde ahí?”.

El congreso tuvo un comité académico formado por Ignacio Bossi, Horacio Cortece, Roberto Sanvido, y Teresa Genesin. Ellos seleccionaron a los ganadores por los trabajos de investigación y trabajos de campo presentados: Claudia Castellanos, con “Coaching Salud”, José Luís Lozano con “Método de Investigación Interdisciplinario sobre el cambio del estilo de gestión en PyMes de Córdoba”, Patricia Ismael con “Aprendiendo a Trabajar en Equipo”, Gustavo Saint Martín con “Humor Ontológico”, y María Alejandra Mollón con “Partido Líder”.

El final del congreso fue con música y reconocimientos. Se entregaron diplomas a las 21 Instituciones formadoras de coaches que apoyaron el congreso, placas a los expositores y Comité Académico, y la AAPC entregó a Fernando Sáenz Ford un diploma en reconocimiento por su labor.

El 3er congreso para el año 2008, ya está siendo organizado, y está buscando ampliar el horizonte, convocando coaches y escuelas de diferentes partes del mundo, para seguir evolucionando en una profesión cada vez más potente y reconocida.

Más información:
www.congreso-coaching.com.ar
www.congreso-coaching.blogspot.com




Comentarios  0

Ingresa un nuevo comentario