Facebook Pixel Code

Los 5 pecados capitales de la gestión empresarial actual

Los 5 pecados capitales de la gestión empresarial actual


Portal del Coaching | @PortaldCoaching

gestión-empresarialLa crisis económica ha dejado tras de sí un nuevo escenario más competitivo, agresivo y en el que surgen nuevas oportunidades. Sin embargo, muchas empresas no están aprovechando ese escenario y viven anquilosadas en errores del pasado.

La crisis económica ha dibujado un nuevo contexto empresarial lleno de competitividad, y en el que han surgido nuevas oportunidades para salir de ella. Sin embargo, tal y como destaca Jordi Damià, Directivo y profesor de Estrategia de empresa en EADA y en la Universidad Politécnica de Cataluña, cuando se analizan las estrategias que están llevando las empresa, se observa que están desaprovechando ese escenario y que no están acelerando su crecimiento a la velocidad adecuada. En este contexto, el experto resume en cinco los errores que las compañías están cometiendo a la hora de gestionar sus proyectos.

1-¿Están los empleados en los puestos correctos?

Uno de los temas a tomar en consideración es que al enfrentarse en un entorno en el que la competitividad es la clave, no todos los empleados han efectuado un adecuado re-posicionamiento respecto a las necesidades que ahora pueden ser la clave de la aceleración. En este sentido, sería necesario volver a considerar si cada trabajador está en el puesto adecuado o por si, por el contrario, puede ser reubicado en función de su perfil y valía respecto a lo que la empresa necesita de el en este periodo de expansión económica.

2-Falta de innovación

Es destacable, la baja aceptación de la innovación técnica en las empresas. Llama la atención que, en un entorno que se define por la competitividad que pueden añadir los sistemas de información, el 80 % de los gastos e inversiones en informática en las empresas se dedique al mantenimiento de procesos de gestión o funcionamiento habitual, y apenas un 20 % a crear nuevas soluciones competitivas. “Si las empresas no innovan, y no aprovechan al máximo las posibilidades de las nuevas tecnologías, nos debemos preguntar si las personas que las lideran son las adecuadas para el momento de oportunidad en el que nos encontramos”, comenta Damià.

3-Inmovilismo

Los gestores en las empresas deben tener perfiles diferentes en función de los ciclos económicos a los que se enfrente la empresa. Así pues, en un entorno más competitivo y más internacional, “nos encontramos con gestores que piensan en gestionar igual que antes de la crisis”. E incluso, existen gestores que temen tomar cualquier decisión debido a las “cicatrices de confianza” que ha dejado la crisis.

4-Empleados no fieles

Recientemente, se publicó una noticia en la que se indicaba que un 40 % de los empleados buscan activamente otros puestos con mejores condiciones laborales, y un 45% se lo plantearía si se lo ofreciesen. Esta noticia, que puede parecer obvia en un entorno post-crisis y con empleados sobre-cualificados para puestos y condiciones retributivas, alerta sobre la poquísima fidelización del empleado hacia la empresa y por lo tanto la poca implicación que pueden tener en su sostenibilidad y mejora.

5-Falta de nuevas políticas de retribución

Y para solventar el problema de la bajísima fidelidad hacia la empresa, los empresarios y directivos deberían aplicar activamente políticas de retribución competitiva y variable. Dicha variabilidad no tendría que ser solo una garantía de consecución de objetivos de la empresa, sino que debería constituir una auténtica forma de hacer participar a los empleados en el éxito de la empresa.

Jordi Damià
Directivo especialista en procesos de transformación de empresas y profesor de Estrategia de empresa en EADA y en la Universidad Politécnica de Cataluña.

 




Comentarios  1

    Enviado por: Ayuda-T Pymes

    Enviado el noviembre 11th, 2015

  1. Todo lo que has comentado he de decir que por desgracia en algunos sectores sobre todo los más tradicionales sigue siendo así, también me gustaría nombrar un sexto error que habría que tenerlo en cuenta para no cometerlo, es la falta de delegación del trabajo a los empleados, ya que si se le ceden responsabilidades este las acogerá como problemas suyos propios y tal vez esto haga que se sienta más unido a la empresa. De esta forma estaríamos “matando dos pájaros de un tiro”.
    Un saludo

Ingresa un nuevo comentario